Seguro de Vida Entera
Seguro de Vida Entera

"Para garantizar la tranquilidad y el bienestar de tu familia"

Es habitual contratar un seguro médico con amplias coberturas con el fin de cuidar y proteger a nuestra familia. Contratar un seguro de vida permitirá afrontar situaciones complicadas con mayor tranquilidad garantizando un apoyo económico importante. Seguro de vida pensado para cubrir ciertos gastos que concurrirán ante el fallecimiento del asegurado

Simulador



Calcula tu cuota con nuestro simulador

Calcular Prima

Información general

Primas Constantes desde la
contratación hasta Fallecimiento


Capital Máximo 50.000 €

Posibilidad de contratación vitalicia

Posibilidad de Rescate

Objeto del Seguro

El Seguro de Vida Entera cubre la contingencia de Fallecimiento por cualquier causa del Asegurado, excepto la muerte por suicidio durante el primer año de vigencia de la póliza.

Capital

El capital asegurado máximo que se puede contratar es de 50.000 €.

No es necesario realizar reconocimiento médico, es suficiente rellenar la Declaración de Salud anexa al Boletín de Adhesión.

Primas

Las primas son constantes desde la fecha de contratación hasta el fallecimiento del asegurado.

El pago de las primas es SEMESTRAL (enero y julio)

Las primas dependerán:

  • EDAD ACTUARIAL(*) en la fecha de contratación
  • CAPITAL ASEGURADO

(*) Edad actuarial. Edad del cumpleaños más cercano a la fecha de contratación

Adhesion

Pueden adherirse voluntariamente al seguro de vida entera las personas entre 14 y 70 años

Rescate

De acuerdo con lo establecido en el artículo 33 de las Condiciones Generales, el Tomador, transcurrido un año desde la entrada en vigor del seguro y mediante la oportuna solicitud por escrito dirigida a la MUTUALIDAD, podrá ejercer el derecho de rescate, cuyo valor queda establecido en el 85 % de las Provisiones Matemáticas calculadas el último día del trimestre anterior a la fecha de solicitud.

El Tomador asumirá las consecuencias fiscales que se derivan de su decisión de rescatar.

Fiscalidad

El régimen tributario aplicable a los seguros de vida se contiene, en términos generales y dependiendo de cada caso y circunstancias concurrentes, en los siguientes impuestos:

  • Impuesto sobre primas de seguro
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Impuesto sobre la Renta de no residentes
  • Impuesto sobre Patrimonio
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones
  • Impuesto sobre Sociedades (cuando el tomador sea persona jurídica)

A los mutualistas que sean no residentes en España, les será de aplicación la normativa que regula el Impuesto sobre la Renta de No Residentes, sus normas subsidiarias y en su caso, tratados internacionales suscritos por el Reino de España con otros países para evitar la doble imposición.

Los mutualistas residentes a efectos tributarios en Navarra, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, les será de aplicación la legislación sobre imposición personal que corresponda en cada momento y territorio.

Las primas abonadas por los mutualistas podrán ser objeto de reducción en la base imponible del IRPF en los términos y bajo las exigencias y consecuencias que establece la citada Ley 35/2006 del IRPF.

Las prestaciones derivadas del contrato de seguro podrán tributar, dependiendo de la contingencia producida y de los elementos personales del mismo, de la siguiente manera:

  • Por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, como rendimientos del trabajo o como rendimientos de capital mobiliario.
  • Por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, como sucesión “mortis causa” o como donación “inter vivos”.

Pago del Capital

En caso de que se produzca el Fallecimiento del Asegurado, se deberá remitir a la MUTUALIDAD la solicitud de prestación, junto con los siguientes documentos justificativos:

  • Fotocopia compulsada del N.I.F. o en su caso N.I.E.
  • Los datos que acrediten la condición de Beneficiario del solicitante de la prestación y que justifiquen su derecho.
  • En el caso de designación de los herederos legales o en cualquier otro caso en el que sea preciso acreditar la condición de Beneficiario, Certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, copia del último testamento, Acta de Notoriedad o Auto Judicial de Declaración de Herederos del Asegurado, según proceda.
  • Acreditación de la titularidad e Identificación de la cuenta corriente bancaria donde se desee que se transfiera el importe de la prestación correspondiente.
  • La documentación legal exigible en ese momento a efectos tributarios.
  • La Póliza y último recibo de prima satisfecho
  • Certificado literal de defunción del Asegurado.
  • Certificado del médico que haya asistido al Asegurado, indicando el origen, evolución y naturaleza de la enfermedad o accidente que le causó la muerte.

Fiscalidad

Las cuotas anuales pueden reducir la base imponible del IRPF por ser aportación a Mutualidad de Previsión Social.